El Chez Jo Alcossebre

Si nos damos un paseo por las Fuentes, los que somos un poco más mayores, nos damos cuenta de lo cambiado que está todo e incluso menos masificado que hace muchos años, cuando se hizo el centro comercial o se abrieron distintos negocios como el supermercado de Segundo o el Chez Jo.

¡El Chez Jo! posiblemente el primer local que se abrió en la urbanización, Jo Simar su propietario, fue un pionero en los negocios de Las Fuentes en Alcossebre.

La llegada a Alcossebre de Jo Simar

Un día vio en un establecimiento en Bruselas un anuncio, donde buscaban vendedores para pisos en España. Un anuncio que llegó en el momento justo, porque a sus 33 años, no se encontraba en una buena situación laboral.

El dueño de esta empresa,  Yvan de Duve , tenia en venta un centenar de apartamentos en Fuengirola, en la Costa del Sol y  buscaba vendedores. Es cuando vio una oportunidad de trabajo. No sabía nada de España y es así es como la  visitó por primera vez.

Durante uno de sus viajes a Fuengirola con  clientes belgas, Yvan DeDuve le aconsejó ir a visitar  otra urbanización, que tenia también para vender, pero se encontraba en la provincia Castellón. Cuando llegó y conoció Alcossebre no se dio cuenta que  iba a pasar 30 años de su vida allí.

En ese momento, Los Arcos se encontraba en construcción. Sólo estaban construidos dos bloques a lo largo de la piscina: la piscina, el restaurante El Figón y el bloque que da a la calle.

Alcossebre le gustó nada más verlo y España era tan bonita que comenzó a barajar la posibilidad de comprar  un local  comercial y de establecerse de forma permanente. En ese bloque  se encuentra actualmente en Chez Jo y el  paseo de los Arcos estaba entonces en construcción.

Solo tenia que hablarlo con su esposa,  Andrée, que le acompañó en el siguiente viaje y quedó fascinada de Alcossebre,  así que decidieron quedarse allí.

Actualmente, Chez Jo ocupa tres arcos al frente, pero en aquel momento, su economía solo le  permitió comprar uno, el segundo de la fila, el primero lo compró un ex torero, Paco Aznar, que montó una tienda de moda para su esposa.

Visionario de los negocios

Al principio, la idea era abrir una heladería, pero se dio cuenta de que en Las Fuentes no había ni un solo bar, el único lugar donde se podía tomar un café o un aperitivo era la Maya en Alcossebre. Yvan DeDuve le ayudó económicamente, Jo se puso en contacto con un contratista local, Felipe Arufat le dio los planos y volvieron a Bélgica.  Cuando regresan a España 3 meses más tarde, el trabajo estaba “casi” completo.

El 18 de junio de, 1970 se abre “Chez Jo”.

 

Al principio era un “Bar-Heladería” y más  tarde llegaron los crepes y  los gofres.  El resto del paseo estaba cerrado con ladrillos como se puede ver en la foto. Con el tiempo fueron abriendo más negocios como el kiosko de prensa, la  pizzería, tiendas regalos, etc

Durante los dos primeros años, era el único lugar en Las Fuentes  donde se podía tomar una copa y fue esta situación  la que propició el primer contacto con la Guardia Civil. La urbanización era nueva, y el lugar era perfecto, por eso “Chez Jo” estaba siempre lleno y las tardes a veces se prolongaban hasta la madrugada…..

A estas horas, los clientes habían bebido más de la cuenta, no era raro que el ruido molestara a  algunos ocupantes de los apartamentos para dormir. Como anécdota Jo Simar nos cuenta que un  día, que era inicio de  temporada ya casi  por la noche, como no hacía mucho calor, todos los clientes estaban en el interior. Fue alrededor de la una de la mañana cuando llegó un grupo alemán que estaban celebrando un cumpleaños.

La noche estuvo  muy animada… de repente, la puerta se abre y es el director (Sr. Hernández) del apartahotel alertado por el vigilante nocturno que le acompaña y que les pide que cese este ruido que impide a sus clientes de dormir.

Intentó explicar la situación pero al ver que el gerente no atendía a razones , son los propios clientes del cumpleaños  los que comienzan a atacar (verbalmente) al director acusándolo de  publicidad falsa, que les hizo elegir Alcocebre como destino de vacaciones, anunciando un  restaurante, bar, discoteca, etc. donde no había nada…el director asumió lo que le reprochaban y solo les pidió que hiciesen menos ruido. Aunque bajaron la música la fiesta se desmadró de nuevo, acudiendo la guardia civil de Franco … que era otra cosa  muy diferente a ahora.

Un cliente le contó al cabo de la guardia civil  la forma en que fueron engañados por la publicidad  del Sr. Hernández anunciando unas instalaciones turísticas inexistentes y que Chez Jo que era el único establecimiento para celebrar un cumpleaños.

Teniendo en cuenta que un guardia civil de mal humor, con su tricornio y su espeso bigote negro imponía bastante, cuando se le explicó lo que pasaba, el cabo preguntó de quién era el cumpleaños y le felicitó, entre aplausos del grupo.

Ante esta situación Jo aprovecha la euforia del momento para ofrecer una ronda gratis para todos, lo que le supuso una gran ovación. Durante el recorrido, preguntó a los guardias que querían beber y ante su sorpresa le pidieron 4 brandys.  La anécdota fue que uno de los alemanes ofreció también una ronda, incluido a los guardias … que aceptaron y por supuesto durante ese período, las canciones, risas y  los brindis siguieron con gran alegría. ¡Hasta la tercera vez que el director del apartahotel apareció de nuevo por el local  creyendo que la Guardia Civil aún no había llegado! Pero enseguida, al ver la que había montada allí y semejante espectáculo se quedó de piedra…dos Guardias (incluyendo Cabo) bailando flamenco sobre una mesa, que temblaba bajo el efecto de su taconeo. Acto seguido se dio la vuelta y nadie los ha visto desde entonces.

Fue el primer contacto con la Guardia Civil y surgió una amistad de muchos años con Pedro, el cabo y su esposa Jenny, hasta que lo destinaron a Madrid donde fue jefe de equipo de los guardaespaldas del padre del Rey Juan Carlos.
No sólo la técnica ha evolucionado desde los años 70 que vio el nacimiento de Chez Jo, sino también la mentalidad. Otra anécdota que marcó mucho a Jo  fue cuando  al llegar a Alcalá de Xivert a  contactar con la gestoría entraron a tomar un café en un bar, el ya desaparecido ” Bar Colón”.

Cuando entraron en el bar estaba lleno con unos cincuenta abuelos jugando al dominó, cada uno gritando más fuerte que el otro tratando de dominar el ruido ambiental…de repente se hace el silencio al entrar Andree y Jo según se acercan al mostrador a pedir dos cafés. Por cierto también aprendió que un café español no es un café belga que te sirven una taza de café con una pequeña jarra de leche , en España tenían que pedir  un “café solo”, un “café con leche” “café largo”, un “bombón” un ” americano “un café con hielo”, “un blanco y negro”, sin hablar de los “carajillos”.
Pero volviendo al Café Colón, Jo se dirige a la mesa del joven camarero para averiguar el por qué de aquel silencio cuando entraron. El muchacho  con  un poco de vergüenza , explicó que los clientes de la barra, en su mayoría hombres, no están acostumbrados a ver a una mujer entrar en un bar! Y menos aún una rubia tan bonita como era Andree.

La idea de un nuevo negocio

Jo tuvo la suerte de disfrutar de la época en la  que todo estaba por hacer. Un día  hablando con un joven  que  pensaba que no había manera de hacer algo en Las Fuentes, se le ocurrió un negocio…La idea le vino cuando una mañana vio a  los clientes haciendo cola en la puerta de la  panadería.

¿Por qué no ofrecer a los recién llegados  los días 1 y 15 de cada mes  sus rollos y croissants diariamente a domicilio?  La idea no convenció a la pareja que  sostuvo que no había manera de ganarse la vida de esa manera. Así que decidió  demostrarles que están equivocados.

En menos de dos meses, se puso en contacto con la panadería Alcalá, encontró una pequeña habitación donde trabajar y el primero de julio, ya había impreso folletos que ofrecían este servicio. Para dar a conocer esta posibilidad a los turistas  Chez Jo  estaba proponiendo este servicio sólo para clientes de Arcos, el Eurosthal y Marino. El éxito fue inmediato y una vez que alcanzó la cantidad que se había propuesto, hizo los pedidos.

A lo largo del mes de julio se levantaba a las  5 am a preparar los pedidos, se llenan las bolsas de bagels y croissants . A las 6.30 am empieza el reparto y las 8 am. había terminado. En menos de tres horas  había ganado un “buen jornal”, sin ninguna posible pérdida (el cliente paga por adelantado toda la semana). Cuando ya después de 8 días de operación mostró los resultados a la joven pareja, no estaban interesados… ¿Por qué ? ¡Tenían que levantarse demasiado temprano!

Ni que decir tiene que con la crepería, que trabajaba hasta la 1 am. mañana… ese año terminó agotado

Durante 30 años Jo Simar, como buen visionario de los negocios,  fue el artífice del  Chez Jo, discoteca Kalymnos, El Chiringuito de la playa de la Fuentes, Inmobiliaria Jo Simar (actual Casa Azahar), dando vida a la zona de las las Fuentes.  Hoy Jo Simar se encuentra jubilado. Nuestro más sincero agradecimiento por contarnos su historia y compartirla con todos los que nos gusta la historia de Alcossebre y siempre queremos un poquito más.

Fotos cedidas por Jo Simar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.